PONER A RODAR EL BALÓN

¿Qué tal si todo es obra y gracia de la Serendipia?, ¿si la mayoría de cosas que nos ocurren y nuestros hallazgos diarios no son más que eventos casuales que se producen de manera accidental, mientras intentamos ser fieles a una rutina? 

Le pregunto a los asistentes que hacen fila para ingresar a la charla de Andrés Wiesner, creador y presidente de la fundación “Tiempo de Juego”, con qué relacionan la serendipia. Certeza, propósito, atracción, “se me chispotió”, carambola, papayazo, amor a primera vista, son algunas de sus respuestas.

Wiesner es Hincha furibundo del Santa Fe y el fútbol es su alimento de vida. Le fascina estar en permanente contacto con comunidades y territorios, leer y la lasaña, de la que se considera un catador experto.  

image

Le pido su opinión sobre la serendipia y responde: “Todo es un boomerang, todo tiene una causa y efecto y con lo que te encuentras, tiene que ver con algo que hiciste antes”.

Luego de un corto tiempo de espera, Wiesner da el pitazo inicial de su charla y nos cuenta que el fútbol es su motor de vida, y que fue su salvavidas en el colegio.  Al terminar ese periodo, decidió entrar a estudiar derecho, una “época del oscurantismo por tanto trago y fiesta“, cuenta. 

image

En un punto de su vida se encuentra con el periodismo y se da cuenta que el derecho no es lo suyo.  Entra a Soho como practicante y luego a Semana, medio en el que escribe sobre deportes, cultura y nación. 

En ese estadio de su vida, le informan que debe ir a hacer un reportaje a Cazucá, un lugar complicado, con problemas de limpieza social y pandillismo. Una vez lo visita, lo que más le impresiona son los niños y su exceso de tiempo libre, que los hace presa fácil de la delincuencia.

“¿Qué puedo hacer por ellos?” se pregunta y nuevamente se le aparece su amuleto y constante de vida: un balón.  Con él  llega la idea de abrir una escuela de fútbol para transmitir valores: cómo asumir una derrota, juego limpio, etc.  Para el primer sábado de convocatoria llegan 25 niños al siguiente 50; el otro 70, y en un próximo 150.  Esa cifra nunca dejó de aumentar.  

image

Bajo la excusa del fútbol, las reuniones se convirtieron en un punto de encuentro en el que los niños y sus familias recuperaron algo que habían perdido de las regiones de donde habían sido desplazados: vivir en comunidad.

Junto con unos amigos, Wiesner organiza una fiesta con el fin de recolectar fondos para los uniformes de los niños y cuando realizan su entrega oficial, es el momento en que nace Tiempo de Juego.

En ese punto aparecen unos scouts de la FIFA, que ya habían logrado ingresar en las comunas de Medellín, en busca de fundaciones;  llegan a Cazucá buscando prevenir el reclutamiento forzoso y se involucran en el proyecto.

A muchos de los niños que llegaban a los encuentros, no les gustaba el fútbol sino el arte.  Unos voluntarios comenzaron a realizar actividades de música o lectura, y así nace el proyecto “Acompáñame a Jugar”, que hoy cuenta con 7 actividades diferentes.

Tiempo de Juego ha crecido tanto, que ya estableció otros capítulos en diferentes rincones del país y varias unidades de negocio: Labzuca, un estudio de producción, un taller de Screen que confecciona los uniformes, y la Panadería “La jugada”; encargada de la producción de los 8000 refrigerios que necesita el programa hoy en día.  

¿Cuántos aspectos de la historia de Tiempo de Juego no son serendipia? Quizá ocurre con ese término lo mismo que pensaba Picasso acerca de la inspiración: “sí existe, pero tiene que encontrarnos trabajando.”

La comunidad CreativeMornings/Bogotá le quiere dar las gracias a todas las personas e instituciones que hicieron posible esta edición: a Café La Divisa y Krost Bakery, por brindarnos un delicioso desayuno; a Lab1 por acogernos por tercera vez en sus agradables instalaciones llenas de creatividad, a Ícaro Films por la impecable producción audiovisual del evento, a nuestro gran aliado Paleta Digital por todo el material impreso y, como siempre, a los asistentes a la charla y a toda la comunidad de nuestro capítulo por apoyar la creatividad y asistir a los eventos.

image
image

Los esperamos el próximo mes para hablar sobre Survival.

Escrito por Juan Manuel Rodríguez Bocanegra: jma.rodriguez@gmail.com