MUERTE Y MEMORIA  

Hace 7 horas nació el día, uno en el que también nacerán infinidad de momentos y situaciones, como la charla que vamos a presenciar bajo el tema “muerte”. Hablar de nacimiento implica hablar también sobre esta última, dos extremos en los que, como dice la escritora Rosa Montero, “nos salimos del tiempo y la tierra detiene su rotación”.  

Hace frío y un firmamento gris sólo pronostica lluvia, hoy el sol parece haber muerto.  Camino de afán para lograr llegar al Museo El Chicó, espacio anfitrión que por segunda vez acoge a la comunidad CreativeMornings/Bogotá, antes de que se quiebre el cielo.

Quizás escribir sobre la muerte sea pretencioso, ¿qué es?, ¿qué significa? ¿Cómo hablar sobre esa gran incógnita que permea cualquier asunto de nuestras vidas? Miro el reloj; justo en este instante quedan 17 horas para que muera el día y, más o menos, dentro de dos y media va a morir la charla que nos va a dar Catalina Ceballos.

Catalina llega al auditorio, saluda y pregunta: “Hola ¿aquí es la charla?”.  Le devuelvo el saludo, respondo que está en el lugar indicado y le pido que conversemos un rato antes de que se ocupe. Quiero saber su definición sobre la muerte: “es un paso a otro lugar”, responde

Catalina Estudió antropología debido a su interés de entender la estética de varias culturas. No concibe la vida sin la compañía de su hija Elisa, de 7 años; su familia, los amigos, la finca La Oculta, ubicada en Antioquia, y la pasta en la preparación “al burro”.  Actualmente trabaja como gerente de Canal 13.  

Apenas da inicio a la charla, hace énfasis en que la antropología es un universo muy amplio y que uno de los temas sobre los que más se habla es la muerte.  Luego nos explica que cada comunidad, cada grupo de personas, tiene una experiencia distinta con la muerte, y que la hay de diferentes tipos: digital, repentina, de amistades, entre otras.

Nos habla sobre los Masái, una tribu africana que la intriga, y para quienes lo único que queda después de la muerte de una persona, es el ganado que ésta tenía. Parece ser que la muerte, como muchas otras cosas, esta determinada por el punto de vista. “La perspectiva de la muerte es mirar como rompemos paradigmas”, nos dice Catalina. 

Según ella, los símbolos: la cruz, la sangre, en el caso de los Masái; la cruz del diablo, etc.  juegan un papel trascendental y representativo para cada comunidad y son importantes para hablar sobre la muerte, pues se convierten en un sub-mensaje, y también son los encargados de darle vida o muerte a algo.

Un tipo de muerte que le interesa y sobre el que tiene amplio conocimiento es la muerte digital. Catalina cuenta que, hoy en día, Cree que, hoy en día, cuando no se habla de algo en los medios de comunicación, lo estamos matando, ya que estos tienen la capacidad de minimizar o matar una noticia.

Catalina cree que cada persona, debido a la cercanía con la tecnología y la facilidad que tenemos para compartir información, se convierte en un medio de comunicación.  Nos narra como hace poco, a causa de unos trinos que la señalaban, murió varias veces, pero afirma que, luego del sacudón, volvió a nacer.

Apoya la evolución y transformación digital de los últimos tiempos liderada por gigantes como Google y Facebook, pero siente que los algoritmos que rigen la información al mismo tiempo la matan, pues nos dictan la manera de cómo vivir y eliminan el resto de información que, se supone, no nos interesa; algo que resulta inquietante pues, según ella, el mundo digital nos domina de forma física y emocional, y nos dejamos matar por una información dominada por algoritmos.  De ahí la importancia de la memoria, lo que queda escrito y sustenta de dónde venimos.

“Mientras exista memoria nunca va a haber muerte”

─ Catalina Ceballos ─

Para cerrar la charla nos cuenta que una de sus experiencias más bellas con la muerte, la tuvo en México en un viaje que hizo con su hija y que coincidió con el día de los muertos.  En él,  le agradó ver como todas las personas estaban disfrazados de Catrinas, símbolo mexicano que más se asocia con la muerte, y darse cuenta cómo  el único momento en el que se eliminan barreras y  todos se unen como comunidad es cuando homogeneizan la muerte. Elisa en medio de la experiencia, le comentó: “Mami yo quiero que sea así, que cuando tu o yo me muera, poder encontrarnos al otro lado”.

CreativeMornings/Bogotá le agradece a todas las personas e instituciones que hicieron posible esta charla: al Museo El Chicó por volvernos a acoger en sus agradables instalaciones y ayudar a promover la creatividad en la ciudad; a Andrés Barriga por el registro fotográfico del evento,  a Brot y Café La Divisa, dos grandes aliados de las mañanas creativas, por brindarnos un delicioso desayuno; a Ícaro Films y Paleta Digital, por la producción audiovisual del evento y todo el material impreso que utilizamos; a todos ellos muchísimas gracias por ser entusiastas y amigos de la creatividad y, cómo siempre, también le queremos dar las gracias a toda la comunidad: asistentes, voluntarios e invitados a la charla, pues son la pieza fundamental para poner en movimiento toda nuestra maquinaria. 

Los esperamos el próximo viernes 15 de diciembre, para cerrar otro gran año de charlas creativas.  Esperen pronto la más información acerca del evento en todas nuestras redes sociales.

Escrito por: Juan Manuel Rodríguez Bocanegra: jma.rodriguez@gmail.com